Los masajes, un placer para los sentidos

En los tiempos que corren a veces es difícil pararse a disfrutar de los grandes placeres de la vida. Vivimos en una sociedad en la que prima lo inmediato y el estrés del día a día no siempre nos permite desconectar. Pero por suerte existen lugares que propician esos impases de descanso en los que se olvidan todos los problemas y se relaja cuerpo y alma. Nos referimos lugares como www.emasajesbarcelona.es, un centro que cuenta con profesionales muy experimentadas que saben qué hacer en todo momento para tener contento al cliente.

La importancia de los masajes se conoce desde hace siglos. Una buena técnica permite relajar los músculos y descargar las tensiones acumuladas. Después una larga semana de trabajo, es ideal regalarse la recompensa bien merecida de un masaje realizado por profesionales, porque quienes optan por aficionados saben que puede ser contraproducente. Además, del cansancio físico, son buenos para aliviar la ansiedad. El estrés mental al que se ven sometidos algunos puestos de trabajo requieren estimular algunos neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, que están asociados a la depresión. Obviamente, se suele tender a recurrir a medidas terapéuticas cuando ya se ha desarrollado una dolencia o enfermedad, y en ocasiones no se hace suficiente hincapié en los beneficios de los masajes de prevención. Normalmente, cuando la cuerda se tensa demasiado se acaba rompiendo, así que hay que hacer todo lo posible por no llegar a ese punto.

Otro factor muy importante para el correcto desempeño de la vida diaria es tener horas de sueño de calidad. Estamos acostumbrados a fijarnos en la calidad del colchón y de la iluminación (o más bien falta de ella) para que el sueño sea perfecto, pero de nada sirve tener el entorno perfecto si el cuerpo y la mente no se encuentran en las condiciones idóneas para dormir. Aunque los masajes tienen un efecto relajante, también dejan los músculos cansados debido al trabajo que se ha hecho sobre ellos, así que es buen método para combatir el insomnio en lugar de la química que nos metemos en el cuerpo con las pastillas. Así mismo, los dolores de cabeza y migrañas también se ven mitigados tras la aplicación de un buen masaje.

Diferentes tipos de masajes

Además, el mundo de los masajes es lo suficientemente amplio como para que haya tanto tipos que alguno te acabe por gustar. El más común es el masaje sueco, el de relajación. El objetivo es eliminar tensiones y mejorar la circulación. La terapia de puntos tiene la misión de aliviar aquellos nudos que provocan dolor, generalmente en la espalda. El masaje prenatal está destinado a mujeres embarazadas que se sienten incómodas con el peso añadido que llevan en la barriga. El bienestar de la madre también repercute en el feto, así que es de vital importancia. Las piedras calientes son un inventos muy relajante y está destinado sobre todo a personas a las que les cuesta dormir. La reflexología defiende que en las diferentes zonas de los pies hay puntos específicos para los órganos del cuerpo humano. Por último, un masaje erótico hará que disfrutes hasta el final…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *